Consejos para el cuidado de la piel facial para su tipo de piel

  • por

Con todos los consejos e información sobre el cuidado de la piel que puedes encontrar hoy en Internet, ¡puedes encontrarlo muy confuso! Todas las personas quieren disfrutar de la piel más bella, realmente quieren tomar la mejor decisión. Puede ser abrumador para usted intentar mantenerse al día con la tecnología en constante evolución.

El primer consejo de este artículo es que «tu piel es única». Si su mejor amigo usa el «producto más fuerte», eso no significa que el producto también se adapte a su tipo de piel, y puede tener una reacción alérgica a ese producto.

Antes de considerar comprar productos para el cuidado de la piel en venta, debe conocer algunos datos básicos sobre su piel.

    Éstas incluyen:

  • Tu tipo de piel. Puede ser aceitoso, seco, normal, sensible.
  • El cutis de tu piel. ¿Se beneficia de la piel adecuada que se quema leve o levemente en el medio ambiente que podría arder? ¿O se beneficia de una piel típicamente bronceada o una tez más oscura, que rara vez arde? ¿O tu tez es tan oscura que nunca te quemas?
  • Tu piel se preocupa. ¿Quieres hacer mantenimiento preventivo para evitar el envejecimiento prematuro? ¿Sufre de problemas de la piel como: acné persistente, manchas de la edad, melasma o rosácea? ¿O tiene poros grandes, daño solar, arrugas faciales o líneas finas que requieren atención especial? ¿Tiene sombras de ojos o bolsas debajo de los ojos que requieren cuidados especiales?
  • Tus hábitos personales. Eres fumador? ¿Pasas mucho tiempo al sol? ¿Tomas una vitamina diariamente? ¿Estás comiendo una dieta bien balanceada? Todos estos factores afectarán cómo debe cuidar su piel.

El consejo 2 de este artículo es que uno de los componentes básicos más importantes de la belleza es la salud física. Le aconsejo que incorpore ciertos hábitos de vida simples pero muy positivos, tales como: ejercicio, bebidas con agua y nutrición nutritiva.

Consejo 3. Los pasos básicos para una cara sin costuras consisten en dos elementos clave: limpieza regular e hidratación.